Teatro Comunitario

El Teatro Comunitario nace de la comunidad para la comunidad. De la voluntad colectiva de reunirse, organizarse y comunicarse. Parte de la idea de que el arte es un agente de transformación social con la convicción de que toda persona es esencialmente creativa. Su búsqueda estética aborda tanto la comedia como la tragedia, pero nunca el drama psicológico; lo épico desde lo colectivo.
Es autoconvocado y autogestivo; es una forma de pensar, vivir y hacer política que no tiene filiaciones partidarias ni religiosas. El teatro comunitario busca recuperar con su arte al espacio público como escenario: la calle, los parques y las plazas ( www.teatrocomunitario.com.ar ).
El grupo de teatro comunitario de la Cooperativa La Comunitaria es un "grupo de grupos" formado por pueblos del Distrito de Rivadavia, al noroeste de la provincia de Buenos Aires, al límite con La Pampa: Sansinena (642 habitantes), González Moreno (1663 habitantes), Fortín Olavarría (1200 habitantes), América (13.000 habitantes), Roosevelt (200 habitantes) y a partir del 2013 se suma el grupo de La Pampa con General Pico (58.000 habitantes), Toay (12.000 habitantes), Santa Isabel (2.500 habitantes).
Transita el décimo año de trayectoria en la región y esta experiencia marcó un antes y un después en la manera de pensar y hacer proyectos culturales. Influyendo en muchos espacios y participando en varios eventos y espacios de la comunidad.
Los grupos iniciadores son el Grupo de teatro popular de Sansinena y el grupo de teatro comunitario de González Moreno en el año 2006 (Al respecto hay un artículo especial de Clarisa Inés Fernández en el libro "El movimiento teatral comunitario argentino" Reflexiones acerca de la experiencia de la última década 2001-2011, coord. Por Romina Sánchez Salinas: Ediciones del CCC, 2014). En 2009 estos grupos iniciales fueron convidando al resto de los pueblos el quehacer comunitario y con la excusa del centenario del Distrito de Rivadavia se fueron formando para armar una obra colectiva emblemática estrenada en 2010: "La historia se entreteje desde abajo y se cambia desde la comunidad" realizada en San Mauricio, un pueblo abandonado, de 15 habitantes.
Luego de un intenso año de trabajo 2009-2010 se tiene un recorrido y un trabajo que dieron sus frutos, se logra crear una obra de características únicas, por la magnitud de vecinos involucrados de todos los pueblos del distrito, por ser el escenario de la obra el pueblo más antiguo de Rivadavia y por el gran despliegue que significo la puesta en escena para contar la historia del distrito. Esta obra se presentó varias veces en todo el Distrito y también en La Pampa, Mendoza y en el Festival Internacional de Teatro Comunitario (FITEC) realizado en Montevideo, Uruguay.
El interés de los grupos de Teatro Comunitario de la Red Nacional por conocer nuestra obra y el trabajo realizado, hizo que en octubre de 2011 organicemos el 9° Encuentro Nacional de Teatro Comunitario en Rivadavia, con la participación de 1.200 integrantes de 30 grupos de todo el país y con referentes culturales de otros países.
En el 2014 comenzamos nuestra última obra de teatro de construcción colectiva: "Se cayó el sistema, disculpen las molestias", con integrantes de General Pico (La Pampa) y Rivadavia (Buenos Aires). En menos de dos años ya se presentó en 5 provincias (Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santa Fé, Catamarca) y también en la plaza principal de La Paz (Bolivia) y en el corazón de El Alto (Bolivia).

"Se cayó el sistema, disculpen las molestias"

Sinopsis
Un peludo y un zorro, emblemas de la resistencia del modelo agropecuario vivirán las peripecias de los cambios productivos de la llanura pampeana. A través de las famosas leyendas populares de aparecidos recorrerán los nuevos mitos y las nuevas problemáticas rurales.
La llorona se presentará como la maestra rural que no quiere que cierren la escuelita de campo, el hombre sin cabeza será ese empleado rural que no pudo reconvertirse, ese tambero que quedó sin trabajo. La obra narra el desplazamiento de "la vaca" por "la soja" y la consecuente falta de empleo que empuja a los personajes a la ciudad.
Luego esos personajes desplazados, marginados, son recuperados por el encargado del "Museo histórico rural", que amasa un negocio redondo, aunque previamente debe "limpiar" y "acomodar" ciertos "detalles" para presentar en su Museo al campo "mítico", el que todos tienen en su imaginario.En este sentido el grupo de teatro comunitario realiza una crítica: en los pueblos rurales vivimos con una contradicción: aquello que "ya no es", pero que conviene mostrar como armónico y exento de conflictos.
En este cambio productivo, el peludo y el zorro, desplazados a la ciudad, serán testigos de las consecuencias de las transformaciones culturales: el gran supermercado de la vida: hacinamiento, tecnología, consumo y basura.
Los personajes tienen huecos, un gran vacío que no pueden llenar con nada, hasta que sorpresivamente algo impensado cambia el rumbo de las cosas y les hace preguntarse, ejercicio que han olvidado, y pensar que quizás nacemos sin huecos.
"Se cayó el sistema, disculpe las molestias" es una obra de creación colectiva de teatro comunitario que se pregunta por la esencia de la humanidad.